Press "Enter" to skip to content

Lecciones de la guerra de Siria.

Artículo escrito por Cervantino sobre abril de 2018, pero vigente al día de hoy

No he leído las noticias y hace tiempo que no consulto otras fuentes. Sólo hay que saber por dónde van los tiros, expresión literal. Y, desde luego, con las noticias que los medios españoles y occidentales, obscenas, no hay información verídica.

Conviene recordar cuando sobre 1982, con ocasión de la Guerra de las Malvinas, donde los “verdes” (ecologístas-pacifistas) pusieron de manifiesto su impostura, el estado sionista, Israel, invadió el Líbano. Igualmente, con ocasión del supuesto ataque con armas químicas sobre una de las bolsas de rebeldes que quedan en Siria, Israel ha atacado, invadiendo el espacio aéreo de Líbano, a Siria. Justificación: ninguna en derecho internacional. Israel siempre aprovecha otros incidentes que desvían la atención de la opinión pública internacional, o los crea.

EE.UU., con el “animal” político (con comillas, porque no es un político de raza, un estadista, sino más bien un bruto; y además, ha llamado así a otro no más bruto que él), se ha apresurado a amenazar nuevamente a Siria, después de perder la guerra que ellos han provocado en lo que se denomina una “guerra proxy”, apoyando a Al Qaeda con armas y dinero, blanqueándola ante la comunidad internacional y hasta proporcionando helicópteros para evacuar a sus líderes. Esos barbudos “moderados” rebanacuellos, como se les suele llamar en el apartado correspondiente del foro de El Gran Capitán, fuente de información mucho más fiable que la vergüenza de medios que tenemos.

En todo caso, entiendo que la guerra en Siria no está lejos del final, pese a lo que parece, sino que está al final de una fase. Las alianzas en esa zona son inestables, y los que hoy son aliados, mañana están enfrentados y viceversa.

El factor kurdo es el siguiente, (una vez se acabe con las bolsas de resistencia en Guta, Daraa y Homs, fase en la que estamos), y el Tratado de Lausana está en juego. Son tratados coloniales; Atatürk consiguió acabar con el Tratado de Sèvres, consecuencia del miserable Tratado de Sykes-Picot y crear la nueva Turquía que hoy conocemos, pero Erdogán se puede cargar esa Turquía con eso de “Alá akbar” (Alá es grande), porque es el lema de los integristas y atenta contra la constitución laica de Turquía y la ha alejado de la UE convirtiéndose de facto en una autarquía. De ello podemos sacar las siguientes conclusiones:

1.- Turquía se aleja de la UE. Y ello supone no estar en espera de su ingreso, sino su exclusión indefinida. En la UE no cabe “Alá akbar”.

2.- La OTAN no puede permitir que uno de sus miembros esté en guerra con terceros países, porque tarde o temprano genera tensiones.

3.- Los EE.UU. ya no tienen nada que hacer en la zona; Rusia le ha ganado la partida en Siria.

4.- Occidente está actuando con torpeza: no se puede seguir con guerras coloniales propias de la política de Sykes-Picot o la Guerra del Sinaí por el Canal de Suez. Se acabó “el gran juego”. Y los EE.UU. no pueden aspirar como en Indochina a sustituir a Francia con otra Guerra de Vietnam. Porque además de crear una guerra, la perderán. Ya han perdido Irán, Irak, Afganistán y no han sacado nada de Siria, salvo la destrucción de este país.

5- Israel, “Frankestéin” creado por los EE.UU. que no saben controlar, no puede agredir impunemente a los países vecinos. Eso incluye la franja de Gaza, porque la III Convención de Ginebra se debe observar, y lo que comete Israel son crímenes de guerra según este Tratado y el del Estatuto de la Corte Penal Internacional. Israel no es útil para hacer el “trabajo sucio” de Occidente frente a países terceros de la zona, árabes o no.

6- Los kurdos tienen fama de ser los menos tontos de los grupos de la zona, y se repelen mutuamente con los chiíes. Dependen de la evolución de Turquía, primer enemigo, ya que parece haber roto el pacto interno de Atatürk con ellos y están prácticamente en guerra civil. Irán, Irak y Siria también tienen importantes minorías kurdas. El régimen de Kobane (kurdos sirios) mantiene alianza con los EE.UU. (que sólo le proporciona armamento ligero) y oficina, cual embajada, en Moscú. Ni Irán, ni Irak, ni Turquía permitirán un estado kurdo, y de ahí la intervención de Turquía en Siria.

7.- La cuestión Palestina: hasta ahora se ha permitido que Israel incumpla todas las resoluciones de la ONU (la única que han cumplido es porque Herbolá les echó del Líbano a tiros) y no puede permitirse que se mantenga indefinidamente con la complicidad occidental. Hoy por hoy no es viable un estado palestino por la obstrucción de Israel y los EE.UU., que ya no puede actuar como mediador. Se deben adoptar sanciones por cuanto supone una continua violación de las Convenciones de Ginebra y del Derecho Internacional.

8.- Terrorismo:

a) “Es preferible la injusticia al desorden”. Como consecuencia del desorden impuesto por Occidente, por ejemplo por Francia en Libia, ahora tenemos problemas de inmigrantes, otro humanitario en el Mediterráneo y, sobre todo, terrorismo. Donde mejor están las armas es en los ejércitos de los Estados, no en manos de milicias de señores de la guerra y terroristas. No se deben destruir estados porque estén en manos de tiranos, ni hay legitimidad para ello.

b) Los cristianos, los azeríes y otras minorías incluyendo los hebreos no sionistas conviven en Siria y en Irán; no así en Arabia Saudita y otros regímenes más pro-occidentales. Las periodistas y locutoras de televisión siria visten a lo occidental; por el contrario, con los barbudos rebanacuellos que EE.UU. intenta presentar como “moderados” no hay mujeres que vistan a lo occidental. Por consiguiente, los barbudos “moderados” no pueden ser opción por mucho aval de EE.UU. que tengan. Además, son Al Qaeda. Esto nos lleva a considerar que son y han sido Rusia e Irán los que están defendiendo en estos momentos los valores occidentales. Y hablando de “democracia”, Rusia e Irán lo son, aunque de aquella manera no homologable en Europa.

c) El problema del terrorismo islámico lo ha creado Occidente. No sólo armando a Osama Ben Laden (Reagan lo consideró un “luchador por la libertad”). El problema está en Europa donde existen guettos de minorías no integradas y los nacidos ya en países de acogida, de segunda y tercera generación, que ni se sienten de aquí ni de allí, que encuentran refugio en el radicalismo y proyectan su odio sobre la sociedad que les rechaza. A decir verdad, es Occidente el que exporta terroristas a próximo Oriente a cometer atentados atroces, y la que no impide que se desplacen a países con medios más limitados a cometer esos crímenes.

9.- España: Al día de hoy mantenemos tropas en Turquía sin justificación (Holanda retiró las suyas), y también en Líbano, bien reconocidas, pero hemos sufrido una baja por ataque de Israel. El tener tropas en el terreno da autoridad moral. Las tropas de Turquía deben regresar porque entre otras cosas, donde hacen falta es en España.

10.- Lecciones de la Guerra en Siria:

a) Rusia ha hecho una guerra muy buena, económica, con muy pocas bajas y rentable en lo comercial y en lo político. Sus sistemas de armamento han dado un resultado muy bueno, excelente, y las bajas civiles han sido contenidas, a pesar de la propaganda falaz de Occidente. También ha demostrado su capacidad bélica con acciones que con dificultad sólo los EE.UU. podrían igualar, y eso con un presupuesto de defensa varias veces inferior al de los gringos.

b) Los misiles Town de los EE.UU. fueron muy eficaces contra los blindados sirios obsoletos y mal utilizados. Por el contrario, los misiles Patriot (como se observa en la Guerra de Yemen), son una patata. Es precisamente en las guerras en las que se pone a prueba el armamento, y donde unos sistemas ganan notoriedad y otros son relevados. Nuestra política de defensa debe tomar nota de qué funciona, que otra cosa no, y que no se debe comprar, ahora que estamos de compras.

c) La hipocresía pasa factura con el tiempo. Lo de “Welcome refugees” en el Ayuntamiento de Madrid mientras no se dispone de verdaderas campañas de acogida genera problemas políticos, pues España no ha cumplido con el cupo de acogida de refugiados; hasta el incidente de Lavapiés tiene relación indirecta en cuanto a la frustración creada en los “refugees”. También se han colado terroristas. Otro ejemplo de hipocresía, en política internacional, la crisis de la expulsión de los diplomáticos entre Rusia y países de la OTAN nos retrotrae muchas décadas. Y otro es la fiabilidad de los medios de comunicación, mucho menor actualmente que durante la guerra de Vietnam a pesar de estar en plena Guerra Fría. Aunque parezcan problemas menores o de importancia relativa, la crisis de los refugiados casi se carga el Tratado de Schengen, y las noticias falsas en medios de comunicación y grandes corporaciones, descubiertas, cuestionan la legitimidad de los resultados en las elecciones democráticas en Occidente.

d) Europa, una vez más, ha hecho el ridículo. Francia mandó su portaviones como gesto frente a su opinión pública tras el atentado contra Charlie Hebdo pero sin información ni objetivos claros. Alemania, sus cazas fueron escoltados por cazas rusos, por si se desviaban. Y mientras, el contrabando desde Hungría y Bulgaria por medio de barcos daneses (miembros de la UE) y otros países del Este como Ucrania mandando armamento a Siria, o el contrabando de Turquía con el Estado Islámico que ha enriquecido particularmente a Erdogán. Urge que la Unión Europea establezca una política exterior común o cuanto menos, unas directrices. La OTAN ha resultado un obstáculo para ello, y la compatibilidad entre ambas estructuras es cada vez menor.

e) El ridículo de España merece un apartado propio. Nuestro “escudo antimisiles” formado por baterías de misiles Patriot, tan ineficaces, los mandamos a Turquía; y allí los mantenemos, sin justificación y costándonos dinero. Y como eso del “escudo antimisiles” va tan en serio, dos fragatas de la base de Rota, una norteamericana y otra española, se plantan en el mar Negro en Odesa a menos de 200 Km de la anexionada península de Crimea y ante las narices de la flota rusa en Sebastopol. Hasta tenemos una fragata, la Méndez Núñez, de escolta a un portaviones norteamericano en el Pacífico porque nos sobran navíos. No se qué tratado tendremos con EE.UU., pero parece que más bien beneficia a ellos y no a nosotros… Lo del Báltico, que también nos cuesta nuestro dinero a cuenta del pasillo ruso de Kaliningrado y los países bálticos, vamos a dejarlo estar por si se trata de un intercambio de favores; pero lo anterior que he citado tiene difícil justificación y se engloba en inercias atlantistas y “pactos de familia”.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *